Recuerdos de mi último maratón

Recuerdos de mi último maratón

EntradaAutor: JUAN-FISICO Data: 10 nov. 2012, 14:10

Ilusionado como un crío, en mi recuerdo el Maratón que protagonizaron Abel Anton y Martín Fiz en ese mismo escenario, a pesar de que una cavidad escondida en mi cerebro alberga información privilegiada con las evidentes limitaciones físicas que me impedirán hacer una gran carrera, ahí estoy yo, justo detrás de la cinta que separa a un puñado de humanos con patas de alambre capaces de correr 42 kilómetros en menos de dos horas y media con el resto de la humanidad. He dejado que el ambiente me seduzca, y estoy con la piel de gallina, vibrando con el resto de los 5000 personajes en pantalón corto y camiseta de tiras que han hecho de este día su objetivo y que los ha mantenido vivos e ilusionados durante meses.

Desde mi privilegiada posición veo como las figuras españolas se hacen fotos con corredores amateurs y como los corredores africanos, hacen las ultimas rectas de calentamiento… parece que no tocan el suelo… los jueces ponen a todos bajo el arco y, PUM salen las sillas de ruedas por delante, siento en el cogote la tremenda presión de cinco mil espíritus a tope de tensión, retiran la cinta que nos separa de los extraterrestres…

¿Qué coño hago yo aquí? ¿Por qué narices no escucho el mensaje en rojo centelleante que envía el cerebro con carácter de urgencia? La magia de la situación y el griterío del publico me impiden ser consciente de lo que es evidente, y después del pistoletazo me lanzo a la conquista de la meta como si tuviera veinte años menos, me dejo arrastrar por la marea humana espoloneado por las miles de personas que nos animan por las calles, realmente es una vivencia impresionante, el primer kilómetro ni lo veo y en el segundo tomo conciencia de que voy de cabeza al suicidio, hecho el ancla y empieza a pasarme gente, en el tres me veo prácticamente engullido por un pelotón que me absorbe y me sobrepasa despiadadamente, busco el globo de las 2h45”, que al paso por el punto kilométrico se quejan de que van demasiados rápidos… así ¿Cómo hostias voy yo? Al paso por el cinco voy casi un minuto por dejado del tiempo que me había propuesto, y eso que desde el tres que me esta pasando gente y el gran grupo encabezado por el globo de 2:45 ya me saca unos 50 metros, hemos dejado el centro de la ciudad pero las calles siguen llenas de gente animando, es fantástico, en el diez mas o menos he cogido el ritmo que me corresponde, pero claro llevo un minuto y pico de adelanto por la salida desbocada, las sensaciones son buenas, me sigue pasando gente pero es normal, pues aun no estoy colocado en el lugar que me corresponde, y sigo con la piel de gallina por el ambientazo, ahora volvemos a pasar cerca de donde esta situada la zona de salida y llegada y los gritos y los ánimos se multiplican, he de hacer un esfuerzo por no ir mas rápido, en la zona de subida de la carrera están situados mi mujer y mis hijos, me animan por segunda vez, la adrenalina vuelve a hacerme un subidon, se me caen las lagrimas, estamos en la arteria principal de la ciudad, hace 15 kilómetros que corro y la gente no ha dejado de animar, en ningún lugar, imaginaos el ambientazo, hace veinte años los cuatro locos que corríamos por las calles éramos un estorbo para el resto de la población, ahora las ciudades se paralizan y se rinden a los pies de los corredores, como con los antiguos gladiadores.

El ritmo sobre los 4 minutos el Km. lo asimilo perfectamente, y con la ventaja acumulada al principio de la carrera veo que el objetivo de las dos horas cincuenta minutos es mas que probable de conseguir, todo y contando con la agonía de la parte final de carrera, pero hay, si tenia que haber un hay, sobre el Km. 20 y a pesar de haberme puesto vaselina en los pezones estos como siempre empiezan a sangrar, mierda todavía faltan muchos kilómetros, venga a ver si la cosa no va a mas.

Paso el medio maratón en 1:23, el sanitario de la Cruz Roja se pone a mi altura al ver mi camiseta mancha de sangre, le digo que tranquilo que es normal, me quiere detener para revisarlo, pero al final consigo convencerlo y continuo, llevo cuatro minutos de margen para poder pinchar, en el 35 noto los primeros síntomas de cambio de combustible, pero la gente sigue animando y eso me revitaliza, pasado el muro vislumbro a unos 200m2 el globo de los 2:45 pero no me quiero animar a subir el ritmo faltan 6 kilómetros y el pico.., la vista de la meta te anima ya sin fuerzas físicas y sicológicas, el ultimo brote de animo, al fin objetivo cumplido 2h46’.

Recuperado del esfuerzo, con ropa seca y las endorfinas haciendo su función, me planteo si ha sido el ultimo o no, pero cuando me levanto del banco del vestuario donde me he duchado y cambiado, mi espalda me pone con los pies en el suelo y si el ultimo…
JUAN-FISICO
 
Entrades: 61
Membre des de: 29 març 2009, 22:30

Torna a: El racó del "FÍSICO"

Qui està connectat

Usuaris navegant en aquest fòrum: No hi ha cap usuari registrat i 1 visitant

cron