¿MERECE LA PENA?

¿MERECE LA PENA?

EntradaAutor: JUAN-FISICO Data: 07 jul. 2015, 10:08

Aquel futbolista o entrenador que se hipoteca de por vida con unos ideales fijos, se pierde lo mejor de otros ideales también de por vida.
Todos estamos de alguna manera condicionados por las creencias, las costumbres y los hábitos de aquellos que forman nuestro entorno más íntimo: familiares, amigos y otras compañías. Y eso, puede ser bueno o no, malo o no, y me explico: si uno es feliz pensando lo que piensa, haciendo lo que hace, sintiendo lo que siente y compartiendo con quien comparte..., qué problema puede tener esa persona, ninguno, claro. Pero qué sucede si a uno no le convence ni le hace feliz su manera de pensar, actuar, sentir y compartir, ¿cambia entonces esto las cosas? Pues parece que sí. En mi opinión, éste último tiene un problema, o dicho de otra manera, una necesidad de cambio, ¿verdad que sí? Y en este caso, creo que cambiar es lo razonable, a no ser, que haya a quien le guste sufrir por sufrir, o para defender un ideal que ya defendieron sus antepasados, aunque éste ya no tenga ningún sentido en su vida, o por cualquier otro motivo.
Es evidente y obvio, que cada uno de nosotros es diferente, incluso aunque nos hayamos criado en el mismo entorno, recibido la misma educación y el mismo afecto o falta de éste, somos diferentes los unos a los otros. En eso estamos todos de acuerdo, ¿verdad? Pues si eso es así, también tendríamos que llegar a la conclusión de que cada cual ha de poder elegir sus propios ideales en función de sus necesidades; y ya que no somos todos iguales, tampoco son los mismos los ideales que necesitamos tener. No es justo que porque nuestro entorno más íntimo no haya podido cumplir sus sueños, por la razón que sea, y crea que los sueños están sólo para ser soñados pero no para hacerlos realidad, tengamos nosotros que renunciar a cumplir los nuestros. Y si todo esto es verdad, ¿no tendríamos que aceptar el hecho de poder cambiar de ideales cuando éstos no nos llenen, ni motiven o nos impidan ser felices? ¿No es eso cierto? Y es aquí donde entra en acción el deporte y su sociabilidad, y también es aquí donde tenemos todos los deportistas una posibilidad más, una oportunidad extra para cambiar de ideales, claro está, siempre y cuando sea eso lo que deseemos y necesitemos hacer. ¿Y por qué defiendo tanto la parte social, de relación y comunicación, que tiene el deporte?, pues porque en el deporte, cada deportista, tiene su propia forma de vivir, percibir y disfrutar sus ideales, y por ello, por la diversidad de pensamiento que existe, es por lo que el deporte se convierte en un lugar ideal para conocer, aprender, compartir y adquirir lo mejor de cada compañero, de cada entrenador, hasta encontrar esos ideales que buscamos y que nos permitirán seguir creciendo sin límites, con alegría y motivación.
Si admiro algún tipo de comportamiento o idea de alguien, y yo puedo conseguirla para mi carácter, para mi persona, porque considero que es bueno para mí, por qué no hacerlo. Yo lo hago. Quiero para mí lo mejor, y si para sentirme mejor conmigo mismo tengo que cambiar viejas ideas y creencias por otras nuevas y, para mí, más elevadas y constructivas, pues cambio, qué problema hay en ello, ¿verdad? Prefiero ser un hombre “inacabado”, y lo de inacabado lo digo por el hecho de no tener unos ideales fijos e inamovibles, pero ser feliz, que no, ser un hombre “acabado”, o sea con unos ideales de por vida, pero infeliz. Creo que los buenos ideales están para hacernos más grandes, libres y especiales, y no para convertirnos en pequeños esclavos de la mediocridad. Soy un gran defensor de los ideales, pero sólo de aquellos que merecen la pena ser defendidos debido a sus bondades y buenas cualidades. Por todo ello, si he de contestar a la pregunta del título, la de si merece la pena nacer y morir con los mismos ideales, diré que depende; que depende de si soy o no feliz con mis ideales; si soy feliz, mi respuesta es sí, y si no lo fuese, mi respuesta sería que no.
Creo que no tenemos que temer los cambios que se producen a lo largo de nuestra vida, y menos aun cuando éstos son para bien. También creo que tenemos que apostar siempre por nuestra felicidad y valores individuales, y no tanto por lo que otros nos imponen. No tengo la más mínima duda, de que cambiar algo que no funciona, es un acto de valentía e inteligencia. ¿Y tú qué piensas?
JUAN-FISICO
 
Entrades: 61
Membre des de: 29 març 2009, 22:30

Torna a: El racó del "FÍSICO"

Qui està connectat

Usuaris navegant en aquest fòrum: No hi ha cap usuari registrat i 1 visitant

cron