OBJETIVOS

OBJETIVOS

EntradaAutor: JUAN-FISICO Data: 04 ago. 2015, 19:21

La consecución de los objetivos genera confianza en el futbolista, la falta de éstos o la no consecución, alimenta la desconfianza, el desánimo y el pesimismo. Por eso es muy importante que el futbolista, o el grupo, elijan sus objetivos con humildad, cuidado, prudencia y sentido común.


Es muy frecuente ver en nuestras competiciones del fútbol base y amateur, a equipos que comienzan la temporada con una ilusión desmesurada, para acabarla con pocos jugadores y deseando que llegue el descanso veraniego. Y sin duda, eso es debido a que los objetivos marcados individualmente por el jugador o los marcados colectivamente por el club, o ambos, no han sido todo lo realistas que debieran.
Hay objetivos de medio, largo y corto plazo, individuales y colectivos. Los de largo plazo son aquellos que a principio de temporada se pone un futbolista o un grupo para acabar consiguiéndolo en la recta final del campeonato; por ejemplo, marcar un número determinado de goles, jugar una serie de minutos y partidos, salvar la categoría, ascender... Los de medio plazo suelen tener como fecha de referencia el periodo navideño; por ejemplo, llegar a esas fechas con posibilidades para poder luchar más adelante por el título o para eludir el descenso, etc. Y los objetivos de corto plazo son los que se marcan semana a semana. Tanto unos como otros son necesarios, pero sólo si son realmente alcanzables, tienen un efecto positivo en el jugador y el grupo.
En ocasiones, los clubes, los entrenadores, los jugadores, los aficionados..., pecamos de ignorantes y de optimistas. Hacemos nuestros números sin tener en cuenta los posibles contratiempos o a nuestros rivales, quienes también tienen mucho que decir. Caemos en el error de pensar que como la temporada pasada fue un éxito, esta también lo será. Y afortunadamente, el éxito no es algo que se herede o se pueda retener, si no es porque realmente lo mereces y te lo vuelves a ganar.
Para acertar lo más posible con nuestros objetivos, es fundamental que los elijamos con cuidado y humildad. Si pensamos que somos los mejores y que no tenemos rival, cuando no se consiguen los objetivos, sólo podemos sentirnos como fracasados. Sabiéndolo, lo mejor es ser humildes y demostrar, entrenamiento a entrenamiento, partido a partido, esa calidad que atesora el individuo y el colectivo.
¿Y qué pinta en todo esto el sentido común? Pues con sentido común es como mejor vamos a decidir nuestros objetivos. Éste sentido, a pesar de su nombre, no es tan común como se presupone, y quien lo tiene, es quien menos errores cometerá a la hora de proyectar un objetivo. Con lo cual, si cerca nuestra tenemos a alguien con este sentido a flor de piel, pidámosle consejo y valorémoslo para que nos ayude con éstos. Pero, ¿puede cualquiera desarrollar ese sentido? Por supuesto que sí. De hecho, lo tenemos todos. El problema es que nuestro ego es tan grande y acaparador que nos impide verlo y escucharlo. O sea, que dicho de otra manera, quien no utiliza su sentido común, es porque no quiere, porque tenerlo lo tiene.
¿Y qué pasaría si nuestros objetivos los ponemos por debajo de nuestras capacidades? Pues que nos estaríamos engañando a nosotros mismos. Ni más, ni menos. Hacer esto es otra muestra de la falta de sentido común. Querer hacerte grande en un campeonato muy, muy pequeño, donde no hay igualdad de condiciones, no es un objetivo real, ni tampoco estimulante. Los objetivos tienen que exigir un esfuerzo y una mejora por parte del individuo y del colectivo para ser conseguidos, de lo contrario, no son los adecuados.
Bueno, si como club ya tengo un objetivo realista, ¿qué hago?, ¿cómo lo llevo a cabo? Si ya sabemos a dónde queremos ir, lo que nos queda decidir es cómo queremos ir y con quién. Porque para mí es muy importante que sea el club quien decida dónde quiere ir, ¿Por qué? porque nadie como el club, sus directivos y responsables de los diversos estamentos, si tienen sentido común, conocen mejor la idiosincrasia, carácter y necesidades del mismo. O sea, que lo siguiente es saber quién queremos que lideren nuestros proyectos de club o equipos de fútbol; personas que, por supuesto, han de creer en el trabajo que van a desempeñar. A partir de ahí, lo que hay que hacer es trabajar y trabajar todos juntos hasta conseguir los objetivos.
Y si como jugador, ya he decidido mis objetivos personales, ¿qué hago entonces? Pues mi consejo es que los compartas con tu entrenador para que él pueda ayudarte a conseguirlos y a proyectarlos adecuadamente. Y después, te diría: “nunca, nunca, nunca, te des por vencido, campeón.”
Y tú, ¿qué opinas?
JUAN-FISICO
 
Entrades: 61
Membre des de: 29 març 2009, 22:30

Torna a: El racó del "FÍSICO"

Qui està connectat

Usuaris navegant en aquest fòrum: No hi ha cap usuari registrat i 1 visitant

cron